Días blancos, rojos y rojiblancos

En contra de lo que piensa la gente no hay días negros y blancos. Ni siquiera grises, el color más frecuentemente asociado al cielo de  Londres. Los días son blancos, rojos o rojiblancos. Y lo de rojos no va por las cabinas, los autobuses, los buzones o el metro aunque bien podría ser.

Insisto en que estos último días las cosas han sido en esos colores. El 29 de abril el Bayern de Munich, de rojo, se enfrentaba al blanco impoluto del Real Madrid. El Real Madrid ganó y casi parecía que regresaba la Semana Santa con tanto gol “cristiano” y martes “de Ramos”. Hasta la ensalada que cenaba mientras veía el partido tenía rojo (tomate) y blanco (queso feta) cual premonición de lo que le esperaba a Mourinho al día siguiente. La noche fue blanca y anticipaba un feliz cumpleaños a Iker Casillas, dándole una nueva oportunidad de levantar la Décima el 24 de mayo, cuatro días después de su 32º cumpleaños. Reconozco que en ese momento, aun simpatizando con el Atlético de Madrid y siendo mi segundo equipo, nada me daba más gusto que imaginar a un perdedor Mourinho en su propia tierra viendo como el capitán Casillas levantaba feliz la Décima Copa de Europa. bayern-realmadrid

St GeorgeQuizás ese sentimiento momentáneo hizo confundirse al Sr. Destino pues siempre que salgo fuera de casa para ver un partido, pierde el equipo que yo quiero que gane. El Sr. Destino debió pensar por ello que de corazón quería que ganase el Chelsea. Falso, lo cierto es que no había nada mejor que ver ganar al Atlético de Madrid, aunque no le animase de manera ferviente en el pub por estar en absoluta minoría. Pero sí, en la cara se notaba que era la única de la barra que iba con el equipo rojiblanco. Se me notaba más que a los ingleses y a Mou su interés por el Chelsea. Ese hombre es de hielo y el resto de la afición estaba congelada en sus asientos, que desde el minuto 80 ya daban por perdido el partido y muchos se marchaban a sus casas. Deberían aprender del Bayern de Munich, una señora afición y un equipo que lucha hasta el último segundo (que le recuerden al Getafe F.C. el 10 de abril de 2008). Creo que a Mourinho no le trajo suerte eso de regresar a Madrid la víspera del patrón de Inglaterra (bandera rojiblanca), pues ni San Jorge quiso saber de él en el Calderón ni le ayudó en el partido de vuelta en el Stamford Bridge Stadium.

Atlético de Madridcomunidad de madridTal vez porque al 29 y 30 de abril les seguía el puente que más gusta a los madrileños, ha sido una semana auténticamente rojiblanca. Los madrileños de 1808 nada sabían de marxistas ni comunistas, los malos eran los franceses que habían tomado la Corte y el hecho de levantarse en su contra el 2 de mayo ha convertido en un maravilloso puente festivo el 1 y 2 de Mayo. Así da ganas celebrar el Día del Trabajo, el de la Comunidad de Madrid y todo lo que se tercie. No se me ocurrió mejor manera que con una maravillosa pannacotta con fresas (rojiblanca) en la Osteria dell’Arte.

pannacotta con fresas en Osteria dell'Arte

Con los dos grandes equipos de fútbol madrileños finalistas en la Copa de Europa, el 24 de mayo la ciudad estará dividida durante el partido pero todos los madrileños podremos celebrar la victoria final. Sí, los ultras, sean de los “Ultra Sur” o del “Frente Atlético” no dejarán de ser forofos ultras… pero el resto de los madrileños celebraremos la Décima o la Primera: “tanto monta, monta tanto, la Cibeles o Neptuno”.

Aquí en Londres no tenían victoria que celebrar y si el patrón San Jorge no es motivo de hacer el 23 de abril festivo, mucho menos el 1 de mayo, por muy “Día Internacional” que sea. Además, no caía en sábado o domingo para justificar la organización de alguna carrera popular, lo único que cayó es una batucada reivindicativa frente a las puertasdel cine de Clapham. Por supuesto, con el color rojo que es lo que se lleva.

Me pregunto si tanto color rojo en un país tan conservador y clasista, pese a querer dar imagen de lo contrario, se debe a que el “rojo” Karl Marx se halla enterrado en esta ciudad. No sé si eso ayudará al Partido Laborista a ganar las próximas elecciones al Parlamento Europeo o si lo lograrán a base de propaganda (hasta tres folletos en un día) pero lo que sí es seguro es que la final de la Champions League tendrá un ganador español y madrileño: ¡HALA MADRID! ¡AUPA ATLETI!

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s