Open House 2014 (II)

En España dicen: “al que madruga, Dios le ayuda”. Ante la duda de si encontraría mucha cola o no para visitar Royal Albert Hall, decidí madrugar y me vino bien para llenar el día de visitas. No fui la primera, pues el mismo temor tuvo un chico oriental que llegó diez minutos antes. Allí estuvimos algo más de una hora, comentando las visitas que habíamos hecho el día anterior y se fueron sumando a la conversación las tres o cuatro personas que llegaron más tarde. La tercera en llegar nos recomendaba visitar The White House en Ealing, pero me temo que tendrá que ser en futuros Open House. La jornada de hoy ya estaba planificada entre Westminster y Kenington-Chelsea. Ser la segunda en la cola sin duda ayudó a que esa jornada viera incrementado el número de lugares.Royal Albert Hall

Con unos minutos de retraso, iniciamos la visita al Royal Albert Hall, ahorrándonos las 12,25 libras que suele costar el tour. Obviamente, en este caso no se trataba de un tour guiado aunque nos dieron una breve hoja explicativa y eso permitía que cada cual decidiera la duración de su visita. El personal del auditorio era muy amable y estaba a disposición de la gente para cualquier aclaración e incluso abrir las ventanas de la galería para que hubiera luz y pudieran hacerse mejor las fotografías (no se permitía el uso del flash). La vista es impresionante, como estar en una miniatura del Colosseo romano, pero cubierto. Al parecer, tenía muchos problemas de eco y por ello se colocaron una especie de platillos o “setas invertidas” en el techo.Royal Albert Hall

Por aquí han pasado todo tipo de artistas: The Beatles, Rolling Stones, Spice Girls, Joaquín Cortés, Montserrat Caballé, Luciano Pavarotti, José Carreras, David Bisbal Julio Iglesias. Me sorprendió que Joaquín Cortés y José Carreras hayan estado aquí más que Luciano Pavarotti, al menos así figuraba en una base de datos. Os sugiero ver algunos vídeos para que veáis lo estrámbóticos que son algunos conciertos el gran coro de otros, pero ante todo británicos y monárquicos (este tercer vídeo no es en el interior del Royal Albert Hall, pero es digno de ver y la mayor parte de los artistas han actuado en este auditorio).

Terminada la visita, me dirigí al autobús y había una pareja de japoneses haciéndose una foto con el Royal Albert Hall como fondo. Me ofrecí a tirarles la foto juntos y les sugerí que aprovecharan para visitarlo al ser día de “puertas abiertas”. Agradecieron muchísimo la sugerencia y se fueron entusiasmados hacia el edificio. La chica iba tan contenta que por un segundo olvidó que estaban en Londres y al llegar al paso de cebra casi la atropellan por mirar al sentido contrario. Gracias a que el coche la esquivó al tiempo que su pareja la agarraba del brazo, pero no penséis que el coche aminoró su marcha.

HM TreasuryYa en Whitehall opté por una brevísima visita al HM Treasury, el equivalente a nuestro Ministerio de Economía. Digo breve porque lo principal de la visita era el auditorio, donde se proyectaba un vídeo sobre la remodelación del edificio. No dudo de la calidad del documental y seguro que era interesantísimo porque la sala estaba llena, pero no tenía ganas de sentarme a ver una pantalla y preferí acortar la visita. El resto de la misma era ver los patios cubiertos, convertidos en cafetería y comedores, y el patio circular donde se encontraba la salida. Salvo este último patio, no encontré nada que me pareciera interesante.

Frente a la salida estaba la entrada al Foreign & Commonwealth Office, el equivalente a nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores, y con razón catalogado como “Grado I”. Soberbio el impresionante patio cubierto así como las salas donde se ratificaron y firmaron los tratados de Locarno o la escalera principal del edificio. Sin duda,un lugar que recomiendo visitar a todo aquel que tenga oportunidad de ello en futuras convocatorias del Open House.Foreign Office, patio

La parte graciosa estuvo en el control de seguridad. Tenían cuatro o cinco arcos para que pasáramos los visitantes y una larga fila de mesas donde revisaban manualmente nuestros bolsos. Yo misma contemplé como revisaban todos y cada uno de los bolsillos y recovecos de la mochila, sin embargo, se les escapó que en uno de ellos había una multiusos que ni yo misma recordaba portar. Me quedo más tranquila porque así no me la requisaron, aunque a nivel de seguridad no sé si decir lo mismo.

Two Temple Place

 De allí me marché a Two Temple Place, con la mala suerte de encontrarse justo en el meollo de la marcha por el cambio climático. No estoy en contra de sus reivindicaciones, pero su marcha estaba provocando un tráfico tremendo en el centro de Londres, con la contaminación que eso supone. Two Temple Place es una pequeña mansión victoriana mandada construir por el millonario norteamericano William Waldorf Astor, lo que hizo que durante años se conociera como Astor House. La impresionante escalera de roble y ébano muestra en un friso y varias esculturas la conexión del propietario con EE. UU., entre ellos la figura del “último mohicano”. Cuenta además con las tallas de los personajes de “Los Tres Mosqueteros” en diferentes tramos de la escalera.

 

Tras lograr atravesar el tumulto de la marcha  por el cambio climático, me dirigí al King’s College, donde pude contemplar la Capilla. Sin demorarme demasiado para poder acercarme también a The Maughan Library, pues el tráfico que se estaba formando en The Strand me iba a impedir utilizar el autobús para desplazarme a la siguiente visita concertada. Los vehículos apenas podían avanzar así que tuve que ir corriendo hasta Pall Mall.

Royal Over-seas LeagueRoyal Over-seas League es un club que se compone de dos edificios (Rutland House y Vernon House). Su arquitectura no es comparable a la de Two Temple Place, pero cabe destacar su labor social y cultural. Allí estaba una joven pianista amenizando la espera del grupo que teníamos concertada la visita.

Casa Tomada, de Rafael Gómez Barros
Casa Tomada, de Rafael Gómez Barros

Afortunadamente, The Queen’s Chapel se encontraba cerca y era una pequeña y sencilla capilla que no llevaba mucho tiempo visitar. Desde allí, me marché a la Saatchi Gallery donde muchos se escandalizarían ante lo que algunos consideran arte. Arte o no, impresionaban los guerreros de hierro del escultor español Xavier Mascaró, cuya exposición patrocinaba la Embajada de España en Londres, y las hormigas de la primera sala obra del colombiano Rafael Gómez Barros.

Y aquí terminó la segunda jornada del Open House 2014. Hasta el año que viene.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s